Los parados tienen más riesgo de sufrir un ataque cardíaco