Un parásito crece en sus lentillas y le devora las córneas