Una menor se convierte en moneda de cambio de una pareja divorciada