Encierran a sus hijas durante tres años para poder jugar