Estar en paro aumenta el riesgo de ataque cardíaco