El parricida de Alzira se había escapado de un hospital psiquiátrico