El parricida de Boadilla del Monte sigue sin colaborar con los agentes