El parricida de Moraña: frío, narcisista y sin un trastorno mental