El parricida de Oza, impasible al ser declarado culpable del asesinato a golpes de su hijo de 11 años