La parricida de Menorca reconoce que metió el cuerpo de su hijo en una maleta