Una parroquia de Lleida, en apuros al no poder pagar la subida de la factura de la luz hasta los 2.000 euros