Los pasajeros fugados del avión en Palma empujaron e intimidaron a la tripulación para salir a la pista