Los pasos, a cubierto