La patera que llegó a Lanzarote estaba ocupada por veintidós personas