Unas 30 personas llegan en una patera a una playa de Cádiz