Una patera con unos treinta inmigrantes, algunos menores, llega a Lanzarote