Los padres de Gabriel inauguran una ballena que ya siempre será de él “y de la buena gente”