Patrick Nogueira solo pestañea, pero no se inmuta al escuchar su condena permanente revisable