Expolio del patrimonio abandonado, la amenaza que no cesa en Castilla y León