El patrón de los consumidores de drogas ha cambiado