Dos víctimas del pederasta de Ciudad Lineal podrían haber muerto por los sedantes