El pederasta cazaba a sus víctimas cuando había consumido anabolizantes