Indemnizado con 135.000 euros después de que un texto en Facebook arruinase su vida