Pelea entre un clan de carteristas y la seguridad del metro de Barcelona