Más de 23.000 personas en el mundo están condenadas a pena de muerte