Unos veinte penitentes fueron crucificados el Viernes Santo filipino