La pérdida de la biodiversidad preocupa a las empresas de los países en desarrollo