Los peregrinos dejan 30 millones