Un doloroso año para el periodismo