Se disculpan entre lágrimas los autores de la broma que llevó al suicidio a una enfermera