El error que permitió la captura del violador fugado de El Dueso