En las entrañas de la cárcel de Burgos con los perros de la droga