Una frenética persecución por las calles de Granada acaba con un detenido y dos policías heridos