Disfrazados de payaso y armados hasta los dientes: cuatro condenados tras una persecución policial