Más de 2.000 personas acuden al funeral de los niños fallecidos en el derrumbe de Sant Boi