Así sobrevivió con una barra de hierro atravesada desde el cuello a un pulmón