La auténtica pesadilla de la 'Bella Durmiente' de carne y hueso