Un pescador asturiano, primera víctima del temporal en el Cantábrico