La odisea del pesquero de Santa Pola, con final feliz