El pinchazo del teléfono de El Cuco no aportó nada a la investigación