La plataforma de Benalmádena, a ‘vista de pájaro’