Las playas de Barcelona siguen siendo un escenario de botellones ante el cierre del ocio nocturno