La aparición de una carabela portuguesa causa nerviosismo en las playas valencianas