En 2050 la mitad de la población mundial sufrirá problemas oculares severos