El riesgo de probreza se eleva al 29,2%