Los invitados a la boda en el Casino de Madrid aseguran que se cumplieron las normas