La polémica celebración del Llançà con una stripper en el vestuario