Un policía fuera de servicio detiene a dos de los fugitivos más buscados de Suecia