La policía se incauta un centro comercial y un hotel gestionados por las mafias del Este