La policía interviene un kilo de mefedrona, que causó 37 muertes en Europa